Yoga talleres workshop wellness Murcia Coaching

[ YOGA POSE ]

julio 5, 2017

Muy buen día!

Muchas me lo pedís así que os dejo una serie muy cortita de cuatro asanas fáciles para estirar y flexibilizar en casa además de ayudaros a relajar cuerpo y mente. Te animas?¿ Saca aunque sean 20 minutos y déjate llevar por cada inhalación y exhalación en cada postura, ahondando un poquito más en ella cada vez que sueltes el aire. Recuerda respirar únicamente por la nariz, de manera pausada y consciente y haz 10 respiraciones profundas en cada asana.

Intenta olvidarte de todo lo que te rodea y céntrate en estos minutos que has decidido regalarte para ti.

Comienza buscando un lugar bonito y limpio en casa donde estés cómoda y puedas tener tu esterilla. Comienza inhalado elevando los brazos y exhalando bájalos a la altura del pecho con tus manos juntas en samasthiti, haz esto por dos veces para empezar a movilizar tu cuerpo, a abrir tus costillas con cada inhalación y a quedarte vacío de tensiones con cada exhalación.

Ahora siéntate, ya que la serie de hoy va a ser de posturas sentadas que empezamos:

 

Pinza sentada

Colócate sentada en la esterilla, con las piernas estiradas hacia delante, la espalda recta y los pies en flexión. Al inspirar, levanta los brazos estirados y, al espirar, inclínate hacia delante desde las caderas y baja las manos hasta sujetar los pies. Al inspirar de nuevo, alarga la cintura y, al espirar, inclínate un poco más, acercando más el pecho a las rodillas. Con cada espiración, profundiza un poco más la flexión sin hacer rebotes. Es importante no forzar y practicar la postura acompañada de una buena respiración para notar mejoras e ir poco a poco hasta donde llegues respetando tu cuerpo.

Janu Sirsasana

Empieza sentada en la esterilla, con la piernas estiradas y la espalda recta. Dobla la pierna derecha y presiona la planta del pie contra el muslo izquierdo. Cuando inspires, levanta los brazos por encima de la cabeza alargando el tronco. Al espirar, inclínate hacia delante y baja las manos para sujetar el pie o el tobillo de la pierna izquierda. Con cada espiración, aumenta la flexión, sin redondear la espalda. Con esta asana tonificarás tu espalda y calmarás tu mente.

que tu espalda esté recta, intentando llevar el abdomen a la pierna antes que la cabeza a la rodilla para evitar curvar la espalda, como observas en la foto.

Torsión sentada

Sentada, con las piernas estiradas, dobla la rodilla derecha y sube la pierna por encima del muslo izquierdo. Apoya la planta del pie derecho en el suelo y coloca la rodilla derecha, apuntando hacia arriba. Al inspirar, levanta el brazo derecho, estirando la columna y, al espirar, gira el torso hacia la izquierda. A cada inspiración, alarga un poco más la columna y, a cada espiración, gira un poco más. Si el codo no llega a pasar del otro lado de la rodilla, abraza la pierna derecha con el brazo izquierdo.

Gira el torso al otro lado y haz como si quisieras llevar tu barbilla hacia el hombro de atrás

Un poquito más hacía atrás…

La barca

Empieza sentada en el suelo, con las piernas dobladas. Pon las manos atrás en el suelo para bascular el tronco hacia atrás, con la espalda recta. Al inspirar, levanta los pies del suelo, busca el equilibrio en las nalgas y mantén las pantorrillas paralelas al suelo. Al espirar, estira los brazos hacia delante paralelos al suelo. Si puedes, estira las piernas. Esta postura tonifica los músculos de la espalda y los riñones, pero debes evitarla si estás embarazada, tienes la regla o dolor en la espalda.

Sonríe!!! Y …..respira!!!! que para eso estamos!

Qué tal?¿ Como os sentís?¿ Qué todavía no te has puesto manos a la obra?¿ Pues corre, a que estás esperando!!!

Disfruta desde la aceptación de los límites de tu cuerpo y respira profundo llenándote de aire, soltando todo lo negativo.

Feliz Día Yoguis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *