[ LA NECESIDAD DE MEDITAR ]

diciembre 9, 2020

“La condición esencial del dominio es la serenidad, que permite ver las cosas en su aspecto verdadero y nos impide dorarlas y ensombrecerlas según sea nuestro humor.”

-Yoritomo Tashi-

De cualquier manera, el sosiego y la serenidad nos obligarán a estar en CONEXIÓN con nosotros mismos. Nos invitan a MEDITAR para ayudarnos a conocernos mejor, a VIGILAR la cantidad y el sobrepeso que acumulamos de miedos, culpas, ofensas, etc y que tanto daño nos producen inconscientemente a lo largo de nuestra vida.

De manera irremediable, meditar y reflexionar nos obliga a empaparnos de la serenidad necesaria para apreciar la vida de una manera ecuánime, a considerar nuestras relaciones de forma lucida y a mantener nuestra actitud y pensamiento libres de elementos nocivos.

De manera progresiva, nuestro comportamiento y también nuestra intención se alejarán de conflictos innecesarios. Pero hay algo más importante aún: una vez que seamos capaces de asociar “el dominio de la serenidad” a la capacidad de soportar como compañía nuestra soledad sin dramas, sin escaparnos de nosotros mismos, sin provocar ruidos ajenos con nuestros miedos, entonces tendremos un gran terreno ganado.

Es así porque quien sea capaz de apreciar y convivir con su soledad no dependerá del reflejo de otros, ni necesitará perder su autoestima para que le reconozcan lo valioso de su persona. Simplemente habrá aprendido a respetar y respetarse a sí mismo.

Detengámonos, meditemos unos minutos diarios para ejercitar la calma, la quietud, la paz. Porque la serenidad a veces necesita práctica para que nuestra vida, y la de todos quienes nos rodean, también se contagien de los beneficios de vivir en armonía y sosiego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *