[ DAS ]

enero 19, 2017

La práctica diaria de mindfulness puede ser más sencilla de lo que a priori puede parecer.

Voy a darte unas pautas para realizar en tus tareas cotidianas fáciles que serán tu vía para liberarte del estrés y situarte en el aquí y el ahora en cualquier momento del día.

 

  • Al despertar, sonríe tranquilo, pausado, repasa mentalmente todo lo bonito que esta por llegar en el día de hoy (una comida, una cita, tus hobbies, lo que sea que te onga contento), sin levantarte de la cama y centrándote un rato en la respiración, se consciente de como ese aire inunda tu cuerpo. Intenta llevar esta conciencia, al levantarte y beber agua, lavarte la cara o los dientes.
  • Si te apetece meditar aunque sean minutos al día, prueba apuntar estos encuentro en una agenda. Resérvale un hueco especial cada día, resérvate 5 minutos de las 24 horas que tiene el día.
  • Intenta cada vez que te acuerdes ser consciente con gratitud cuando comas y bebas, entiende que sucede en tu cuerpo en ese momento.
  • Escúchate y escucha. Parece fácil pero no lo es, cuesta y mucho. Pero todo cambia, cuando realmente abres tus oídos a lo que la otra persona esta compartiendo contigo, cuando tus palabras salen con sinceridad, sin necesidad de ganar o apuntarte puntos, es muy difícil, pero en el camino está la verdad.
  • Aprovecha para respirar en momentos en los que no tienes otra alternativa, siendo consciente de esta respiración plenamente, ya sea en un atasco, la cola del súper…inténtalo
  • Y la última, cuando el día está acabando, anota en un diario, o una libreta, un papel, donde sea, anota tus “DAS” del día que has pasado:

*¿Qué has Disfrutado hoy?

*¿Por qué te sientes Agradecido?

*¿Con qué estas Satisfecho?

Podría ser algo tan mundano como lo que has comido, una llamada de alguien, haber ayudado a quien lo necesita, un buen trabajo, caminar un kilometro más….un café calentito……lo que sea, pero escribe lápiz en mano la respuesta a esas preguntas mágicas. Te ayudarán a sentirte feliz, a recrearte en los momentos que te hacen bien.

Siempre que te des cuenta de que llevas el piloto automático encendido, apágalo. Reencuentrate contigo, con tu silencio, y tu más sincera sonrisa y si fuera del cotidiano ruido, necesitas unas herramientas para practicar mindfulness pon en práctica estos punto que te comento, por experiencia te digo funcionan.

 

Feliz Día lleno de conciencia.

 

«El pequeño libro del Mindfulness» Dra. Patrizia Collard.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *